Menú Cerrar

Proposición nº 16

La felicidad está siempre a una distancia constante de cada uno de nosotros.

No conozco a nadie feliz. Sí, acaso, fugazmente, en breves y esporádicos momentos de la vida. La felicidad siempre parece estar a nuestro alcance, pero no llega. En realidad es un objetivo, no un estado. Y lo más sorprendente es que no viene a importar quienes seamos: pobres o ricos, sanos o enfermos, jóvenes o viejos; la felicidad parece siempre alejarse de cada uno de nosotros a una “distancia constante”

 

¡Y tú qué opinas? Deja tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.